10 abril, 2021
Breaking News

Semana de La Moda: La Presentación de Marine Serre y Su Moda Regenerada

Comprometida más que nunca con la moda ecológica, Marine Serre nos sumerge, en esta segunda jornada de la Semana de la Moda de París, en el corazón de su proceso de diseño y construcción.

Abandonando su mundo postapocalíptico y el formato «clásico» de la cinta digital, Serre posibilita al público estar en contacto directo con su trabajo debido a una web dedicada donde, por medio de diferentes ventanas, podemos hallar su forma de trabajar así como las diversas facetas de «Core», su recolección para el otoño-invierno 2021/22.

Por consiguiente, no hablamos de un vídeo de unos min, sino de una vivencia digital que se puede explorar a partir del propio ordenador y a su ritmo. «¿Quién entiende de ropa regenerada? ¿Quién imagina el trabajo previo?», se pregunta la diseñadora, que este año ha inspeccionado a fondo todos sus procesos, «haciendo un trabajo en la practicidad, la tranquilidad, los volúmenes y los costos», para minimizar los costes y hacer más accesible su moda.

Por medio de una cincuentena de siluetas llevadas en su día a día por la tribu y las musas de Marine Serre, como la modelo y artista belga Kristina De Coninck, visibles en 7 cortometrajes y en 7 localizaciones diferentes, la recopilación cuenta la narración de los códigos y la identidad primordial de la marca, lanzada en 2016.

Está organizada alrededor de doce capítulos y materiales, todos ellos en compañía de una cinta explicativa, que lleva al espectador a un extenso viaje entre fábricas, almacenes y laboratorios, sobre los pasos de la construcción y producción textil en el continente Europeo, a partir de Europa del Este hasta Portugal, pasando por Francia e Italia.

Para sus innovaciones, Marine Serre recurre a una reserva infinita de ropa utilizada.

Montañas de bufandas, fardos grandes de jeans, carritos llenos de suéteres, carros repletos de camisetas, bolsas rebosantes de colchas…

Clasificadas minuciosamente por tipos y colores, cada una de estas prendas van a ser desarticuladas y recortadas para componer nuevos modelos en ingeniosos patchworks o complicados rompecabezas.

De esta forma, los pañuelos de seda, que la diseñadora constantemente ha coleccionado, «acaban siendo vestidos, difuminados o drapeados». El cuero, «que no se desgasta y que resistirá el paso del tiempo», se corta en secciones y se vuelve a montar frente a nuestros propios ojos en chaquetas, pantalones y vestidos.

El mismo proceso se usa para las antiguas bufandas y los cuadros de Escocia, «salvados del olvido», que, regenerados, se juntan con el suéter volviendo a la vida en tops de manga larga y kilts híbridos.

Las partes de denim se fabrican sólo desde otros jeans, donde solamente se posibilita el algodón.

Teñidos y sometidos a varios tratamientos, vuelven a la vida como nuevos. La diseñadora además compra colchas mullidas, algunas veces con flecos, cuyos monumentales motivos florales, sutilmente kitsch, descubren su razón de ser en las faldas largas y en las chaquetas con cremallera.

La camiseta diaria, que con sus estampados, logotipos y otros diseños frecuentan contar una historia particular, lleva a cabo una verdadera fascinación en Marine Serre.

Clasificadas por colores, son peinadas por la diseñadora, que selecciona y recorta los motivos más inspiradores para utilizarlos a su forma.

«Requiriendo un trabajo de colocación en coherencia, por medio de la incrustación de estampados reflejados», estas diversas imágenes y trozos de algodón se juntan en vestidos drapeados.

El punto de lana además se presta «a toda clase de experimentación, al entrelazamiento de hilos, a la yuxtaposición de aspectos, a la geografía de los patrones, permitiendo novedosas conexiones y asociaciones fructíferas», en originales vestidos de punto y nuevos jerséis.

Otro tesoro insospechado, la ropa de vivienda de antaño, olvidada en los desvanes.

Manteles de ganchillo, cortinas, paños de cocina, manteles particulares, sábanas, fundas de almohada de lino o algodón blanco, con encajes, algunas veces con motivos florales, sin olvidar los camisones de poliéster… Todo está recuperado.

Encaje cortado por aquí, bordado por allá, flecos por allá. Sustituidos en el cuello, la manga u otros sitios específicos, dichos detalles darán forma a increíbles vestidos con volantes, jugando con las transparencias y la opacidad.

Las alfombras además son de todo el planeta, así como las servilletas y los manteles en brocado o jacquard, constantemente con flecos, que conforman «un verdadero material, que no oculta ni su grano ni su origen artesanal», ideal para confeccionar una chaqueta en punto o para realzar un pantalón o un vestido.

Aquí además se regenera la alfombra, hirviéndola a fuego lento en un caldero de colorante oscuro.

De esta forma, la mitad de la colección está formada de prendas regeneradas, en lo que lo demás usa tejidos fabricados con hilos reutilizados.

Para sus trajes y partes de sastrería, Marine Serre ha dispuesto un tejido oscuro de lana o algodón con un estampado de rombos que representa su icónica luna en un jefe geométrico.

Además corta chaquetas, pantalones y minifaldas en moiré negro o lila. Es «mi propio nylon», dice. Fue uno de sus materiales preferidos a partir del inicio, bastante apreciado por «sus hilos retorcidos con su aspecto psicodélico realizado a mano y su brillo económico».

Al final, la chaqueta multibolsillos en sarga beige completa este vestuario «ecofuturista«, en el cual todo se juega al detalle entre cremalleras, bolsillos de parche, sobrecosidos, bolsillos con solapa o fuelle, cintas para colgar bolígrafos, calzar una botella de agua, enterrar la cartera, el teléfono y la libreta, sin olvidar el llavero y el minibolsillo para la botella de alcohol en gel.

Palabras Clave: moda 2021, otoño 2021, invierno 2021, tendencias de moda, Marine Serre, Moda Regenerada, distribuidor de cuellos tejidos, fabrica de cuellos tejidos.