1 diciembre, 2020
Breaking News

Movilidad Jubilatoria: Las Críticas

El proyecto de reforma sobre movilidad previsional elaborado por el Gobierno Nacional ya ha comenzado a generar un intenso debate y críticas.

Uno de los cambios en la movilidad jubilatoria es que pasaría de trimestral a semestral como propone el anteproyecto de ley que el gobierno debe enviar al Congreso Nacional.

En FM Vos (94.5), Edgardo Civit Evans, presidente de Jubilaciones de Mendoza, dijo que “las últimas reformas en el tema previsional han tenido todas sus deficiencias, hablo de los últimos diez años, en este nuevo caso la primera crítica que hacemos es que pasa de un sistema trimestral a un sistema semestral”.

Esto quiere decir que en lugar de cuatro actualizaciones por año, habrá dos y que «para el jubilado, actualizar 100 pesos cuatro veces al año no es lo mismo que dos veces al año, el jubilado debe asumir el costo de la inflación durante seis meses mientras espera que se le devuelva el sueldo”.

Civit Evans también señaló la modificación del índice de ajuste, que ahora se está evaluando para tomar una combinación salarial con la recaudación de Anses. «Si la Anses no llega a recaudar, pagarán menos».

El mencionado proyecto de Ley de Movilidad, que cubre a 18 millones de personas entre jubilados, pensionistas, AUH y otras prestaciones sociales, propone volver a los incrementos por semestre (en marzo y septiembre) combinando la variación salarial (RIPTE) y la recaudación de impuestos destinados a la seguridad social.

Este índice tendría un límite dado por la recaudación total de los beneficiarios del plan de pensiones (sin moratoria).

A su vez, existiría una tercera variable, porque si la inflación supera la variación del ingreso total de la ANSES, se otorgaría una compensación correspondiente a la mitad de la diferencia entre el índice RT y el índice de inflación (IPC).

Recientemente, la abogada previsionalista Andrea Falcone señaló que los aumentos jubilatorios del país, derivados de la Ley de Movilidad promulgada por decretos del nuevo gobierno, han dado como resultado que los jubilados reciban entre 1800 a 18,000 pesos menos por mes, dependiendo de si cobran los haberes previsionales mínimos o la máxima, respectivamente.

Hasta 2015 se podía cubrir el 50% de la canasta básica con una jubilación argentina, el 37% en 2017 y el 35% en la actualidad.