7 abril, 2020
Breaking News

Esta mujer desafía las arraigadas tradiciones de Japón preparando sushi

Las mujeres chefs de sushi no son muy habituales en el país nipón.

En una industria apoyada por estereotipos y opiniones de forma profunda arraigadas, los hombres generalmente dominan los mostradores de sushi. Mas Yumi Chiba salió para retar esa tradición.

“Cuando se trata de chefs de sushi, la gente afirma ‘Eres una mujer y la temperatura de tu cuerpo es alta, conque no puedes hacer un sushi apropiado’”, le afirmó Chiba a CNN Travel. “¿Quién decide eso?”.

Siguiendo el negocio familiar, Chiba ahora dirige el restorán que su padre abrió hace 5 décadas, Anago no Uotake Sushi, que está situado en la urbe de Shizuoka en la costa sur de el país nipón, a unas 2 horas en tren desde Tokyo.

Chiba ha preparado sushi a lo largo de veinte años, mas en un comienzo jamás procuró proseguirle los pasos a su papá.

“Quería evitarlo [volverme una chef de sushi] y me fui a casa para vivir en Tokyo a lo largo de diez años”, narra.

“Solo retorné a Shizuoka en el momento en que me iba a desposar y asistía en el restaurant como empleada de medio tiempo organizando las cartas de cuero para restaurantes. Mas entre más aprendía, más interesada estaba. Le afirmé a mi padre ‘Quiero hacer sushi, ¿puedes enseñarme?’ Él no pensaba que me iba a hacer cargo del restorán eventualmente”, añade.

El papá de Chiba fue su guía y la asistió a transformarse en una de las chefs de sushi más reconocidas de el país nipón, mas había lecciones para las que no podía prepararla.

Chiba afirma que encaró muchos obstáculos trabajando como mujer haciendo sushi, si bien no le sorprendió que estuviesen enfocados en su género.

‘Un chef de sushi es un chef de sushi’

“Los retos que encaré en el planeta de la preparación del sushi estaban en mis expectativas”, recuerda.

“Por ejemplo, las personas pueden decir que la temperatura en las manos era cálida, la gente señalaba que utilizaba maquillaje y siempre y en toda circunstancia me hacían ciertas preguntas relacionadas con ser una chef de sushi”, afirma Chiba.

Ella cuenta que la gente generalmente le afirmaba que debía hacer sushi de una forma más frágil por el hecho de que es mujer, “pero eso es absolutamente falso”, afirma. “No hay femineidad ni masculinidad tratándose de hacer sushi. Un chef de sushi es un chef de sushi”.

Hace 7 años, Chiba descubrió que tenía cáncer. Meses después, tras una operación triunfante, retornó al restaurant con una nueva perspectiva sobre de qué forma podría vivir su vida sin arrepentimientos.

“En ese instante, estaba agradecida con las personas que estaban a mi alrededor, agradecida con las cosas que me rodeaban e inclusive, agradecida con las situaciones en las que me hallaba pues jamás sabes qué puede pasar”, afirma.

“Puedo hacer esto después. Lo voy a hacer mañana: esas solas palabras que no funcionaban para la situación en la que estaba. Con lo que con tal de no arrepentirme, aprendí a vivir cada instante con mi energía”, añade.

Para ella hacer sushi es “hacer felices a los clientes” que tiene en frente.

“Cuando me muera, voy a sentir que soy feliz de haberme transformado en una chef de sushi. Esto feliz con lo que he hecho”, apostilla.